Negligencia médica permite que se le muera bebé en el vientre

Hospital General de Saltillo en la mira, por caso de negligencia médica

Por Leticia Espinoza

SALTILLO, COAH., 2 de enero de 2016.- El hijo de María Magdalena López pudo haber sido el primer bebé que naciera en el Hospital General de Saltillo, sin embargo, la falta de asistencia médica un día antes provocó que la mañana de este primer viernes de 2016, cuando la madre ingresó nuevamente al nosocomio, le comunicaran que el niño ya no tenía vida.

“Desde hace tres días estuvimos trayendo a mi nuera porque tenía dolores muy fuertes y nos la regresaban, ayer (31 de diciembre) la trajimos a las 7 de la tarde, nos la regresaron de nuevo, esta mañana (1 de enero) la trajimos y salen con que el bebé ya estaba muerto”, declaró Gloria Hernández Castillo, suegra de la afectada.

La joven fue ingresada desde las 9:00 horas y luego de 40 minutos les comunicaron que el niño ya no tenía signos vitales y hasta casi las 11:00 horas María Magdalena seguía en labor de parto para expulsar de su vientre al niño que tanto anhelaba tener entre sus brazos, pero que ahora tendrá que sepultar.

“En todo su embarazo el bebé venía bien, ella acudía a sus citas, a su control, no le dijeron que el bebé viniera con problemas, era un hombrecito. Aquí mataron al bebé, aquí fueron los responsables, son bien prepotentes y no atienden a las personas”, acusó Gloria.

Acusan a personal del HG de negligencia

Una mujer, que desde hacía tres días acudía al Hospital General de Saltillo por presentar dolores de parto, regresó el día de ayer, pero al ser reingresada le comunicaron que su bebé ya estaba muerto.

“Si ellos nos hubieran dicho que no querían atenderla nos hubieran dicho para moverla, aunque nos hubieran cobrado, porque nos decían que le faltaba dilatación, que caminara, y ella ya andaba súper cansada”, declaró Gloria Hernández Castillo, suegra de María Magdalena López, la mujer afectada.

Llena de tristeza e indignación, Gloria exigió justicia por su nieto, pues sería el primer hijo de su nuera María Magdalena y de su hijo Jonatán Torres, quienes estaban preparados para recibir a su pequeño con todo lo que le habían comprado y regalado.

Gloria pidió el apoyo de las autoridades y de la sociedad, puesto que no poseen recursos suficientes para costear el funeral del niño, ya que su hijo es albañil y en estos momentos no posee un empleo formal. Nunca pensaron que el año lo recibirían en medio de la tragedia.