Falta de sensibilidad y responsabilidad en el IMSS Jalpan

Por Francisco Bonet

JALPAN DE SERRA, QRO., mayo 21 de 2021.- Al joven Jesús Salvador Ortiz Puentes, de Jalpan de Serra, con 27 años de edad y quien cuenta con parálisis cerebral, discapacidad permanente e incapacidad de lenguaje, ha sido víctima de la burocracia, insensibilidad, falta de empatía y compromiso de la Clínica del IMSS correspondiente a ese municipio serrano, ya que desde el mes de octubre del 2020, la familia del joven, ha intentado, a través de la directora de esta clínica, tramitar una cita en San Juan del Río a medicina del trabajo para que se haga el dictamen que se requiere para otorgarle los servicios médicos que por ley le corresponden.

Su padre, derechohabiente del IMSS y con la necesidad de que su hijo tenga los servicios médicos que requiere debido a su condición, ha intentado, a través de la directora de dicha clínica, tramitar una cita a San Juan del Río para que su hijo sea dictaminado por Medicina del Trabajo como una persona que efectivamente requiere los servicio a los que tiene derecho.

Sin embargo y debido a la falta de sensibilidad y empatía, pero sobre todo a la falta de compromiso de la doctora Ofelia Zamudio Solorio, ha hecho del papeleo y la propia solicitud, toda una odisea para la familia del joven que requiere urgentemente los servicios a los que tiene derecho.

Es preocupante que no se pueda hacer un trámite que sólo ella lo puede hacer, por ser la responsable directa de esa clínica, pero sobre todo de dar respuesta oportuna a sus derechohabientes.

Es importante señalar que después de 8 meses de estar esperando la cita por parte de la directora, el día de hoy citó a los familiares para integrar, según ella, el expediente del joven y les pidió nuevamente los documentos, siendo estos los certificados médicos del ISSSTE y del DIF que, por correo, ya se le habían enviado desde el pasado 5 de mayo a su correo electrónico y según ella iba a tramitar la cita el pasado lunes, pero le comentó al papá que le habían dicho en Medicina del Trabajo que no le podían dar cita, porque el certificado médico que le había enviado era de cuando su hijo era menor de edad pero el certificado médico que se le mandó fue del 2019, cuando el joven tenía 25 años de edad.

«Es inadmisible que después de contar con certificados médicos expedidos por médicos de instituciones como el ISSSTE y del titular del área médica del DIF, en donde certifican su discapacidad y que además lo han estado tratando desde niño, quieran que vaya hasta San Juan del Río a Medicina del Trabajo, pudiendo tal vez, a través de una video conferencia constatar su discapacidad», comentó el padre del joven.

Se hace un atento llamado al IMSS estatal, ya que urge se resuelva este problema que se le ha generado al joven y a su familia que está ya agotando recursos.