¿Sabe Usted quiénes fueron los AFIS que acusaron injustamente a indígenas?

Por Armando Guerra

QUERETARO, QRO.- 21 Febrero de 2017.- La sociedad mexicana exige que los agentes federales que incriminaron injustamente a las indígenas queretanas sean sometidos a juicio también y que paguen con cárcel la infamia que cometieron.

Las indígenas de Amealco fueron detenidas por federales  de forma arbitraria el 3 de agosto de 2006, fueron acusadas por el supuesto  secuestro de seis efectivos de la extinta Agencia Federal de Investigación (AFI) que estaban comisionados a la subsede de San Juan del Río de la delegación  la Procuraduría General de la República en Querétaro.

Uno de los federales que incriminaron injustamente a las indígenas amealcenses  Jacinta Francisco , Teresa González y Alberta Alcántara, fue el ex comandante  agente “C” Antonio Bautista Ramírez, sí, aquel agente federal que fue acribillado a balazos a las afueras de la PGR en el estado de Oaxaca en noviembre del 2007.

Otro de los principales federales acusadores de las indígenas y quien argumentó un supuesto secuestro en su contra fue el ex agente federal Jorge Ernesto Cervantes Peñuelas  quien según unas versiones renunció a la PGR en el 2008, aunque otras fuentes  aseguran  que realmente se jubiló de la AFI en diciembre de ese mismo año.

Uno de los federales incriminadores que sigue escalando cargos dentro de la PGR es Juan Francisco Melo Sánchez quien ha sido Jefe Regional de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR en Durango hasta el 2015, luego ha sido removido a varios estados de la Republica también como encargado de plaza dentro de la AIC dependiente de la PGR.

El ex agente federal Arturo Guadalupe Romero Rojas un tiempo trabajó´ para la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, se desconoce si volvió a regresar como agente federal a la Procuraduría General de la República.

Del resto de los otros dos  federales acusadores de nombres Luis Eduardo Andrade Macías y Jorge Evaristo Pineda Gutiérrez, se desconoce aún su paradero ya que muy posiblemente hayan sido despedidos o renunciado como agentes de la federación.