Entregan presea “paloma de la esperanza” a discapacitados en SJR

En San Juan del Río, entregan presea "paloma de la esperanza"

Por La Voz de la Noticia

QUERÉTARO, QRO., 3 de diciembre de 2015.- Tenemos el reto como sociedad de generar una mayor integración de las personas con discapacidad, así lo manifestó el Presidente Municipal de San Juan del Río, en la Entrega de la Presea “Paloma de la Esperanza”, galardón que busca reconocer a las personas destacadas con discapacidad.

El Alcalde sanjuanense enfatizó que hoy quedó demostrado que los límites no existen, pues los galardonados y todas las personas con alguna discapacidad, superan cualquier obstáculo y así como ellos, nosotros como sociedad tenemos que quitar las barreras, para brindar mayores oportunidades a este sector de la población.

Por su parte, la Presidenta del Sistema Municipal DIF, invitó a la ciudadanía a reflexionar sobre los derechos y oportunidades para las personas con discapacidad, a quienes reconoció su tenacidad, ya que su discapacidad no ha sido motivo para truncar sus sueños.

Los galardonados fueron: en la Categoría Infantil, Diana Elizabeth Reyes García de la Asociación Proyecto Down, habitante de la zona urbana del municipio; Categoría Juvenil: Marcos Ruíz Gachuzo de FHADI, originario de la comunidad de San Miguel Galindo; y en la Categoría Adulto: Marcos Mares Ávila de Bertha O. De Osete, originario de la comunidad de Palmillas.

Diana Elizabeth se ha inclinado por las artes, como la pintura, danza contemporánea y el teatro, actualmente cursa el tercer grado de primaria regular, destacando en el ámbito educativo. Su amor por la lectura la ha llevado a ser un gran ejemplo para sus compañeros y amigos.

Marcos nació con discapacidad motora, a los 5 años pudo caminar con ayuda de bastones de madera y a los 10 años pudo utilizar muletas. Pudo estudiar hasta la secundaria a pesar de que se encontró con muchas barreras, su tenacidad y ganas de salir adelante le permitieron emplearse en la Fundación Bertha O. de Osete, donde actualmente sigue laborando, sorprendiendo todos los días con sus habilidades.

A Víctor, un trágico accidente le cambió la vida, ya que lo imposibilitó a seguir caminando, además de limitar los movimientos de espalda y brazos. En la actualidad tiene 27 años, gracias a su determinación ha encontrado la manera de solventar sus gastos con la compra y venta de ganado, además de trabajar como jardinero. Sus ganancias son utilizadas en la compra de medicamento y material curativo que le permite tener una mejor calidad de vida.