Reseña del libro “El alma fragmentada: herbolaria y salud comunitaria”

Por Joaquín Antonio Quiroz Carranza

TEQUISQUIAPAN, QRO., 11 de mayo de 2018.- En la frontera entre ciencia y conocimiento tradicional, se desarrollan prácticas terapéuticas efectivas y eficientes para las cuales el positivismo científico dominante no ha querido desarrollar estudios que expliquen su funcionamiento. Ese positivismo científico, como Santa Inquisición en el neoliberalismo, rechaza cualquier práctica popular que considera “creencia”, “placebo” o “charlatanería”. Las prácticas tradicionales son un vasto universo de hipótesis y áreas para generar preguntas problematizadoras que puedan abrir nuevas líneas de investigación científica y generar conocimiento significativo sobre esos multiversos culturales.

Como una forma de contribuir a diversificar las preguntas problematizadoras en materia de salud comunitaria, El Ahuehuete Ediciones publicó la obra titulada “El alma fragmentada: herbolaria y salud comunitaria”, en ésta se reúnen una serie de breves reflexiones sobre prácticas terapéuticas no reconocidas por los convencionalismos médico-farmacéuticos.

Organizado en cinco capítulos el libro deja al lector en libertad de iniciar o concluir la lectura en cualquiera de sus partes, porque la importancia relativa de cada texto la define el propio usuario. Los cinco grandes apartados del libro son: I. Biodiversidad y herbolaria; II. Herbolaria y culturas ancestrales; III. Plantas medicinales; IV. Contaminación y salud comunitaria, y V. Afecciones y herbolaria.

Los textos compilados en el libro “El alma fragmentada: herbolaria y salud comunitaria” fueron inicialmente publicados durante los años 2015, 2016 y 2017 en el semanario Tribuna de Querétaro órgano de difusión de la Universidad Autónoma de Querétaro. Muchos de los textos nacieron de la narrativa anónima de aquellas personas que compartieron la descripción de sus dolencias y afecciones. La experiencia editorial contó con el apoyo de diversos colaboradores, de esta forma el cuidado y diseño editorial estuvo a cargo de Citlalli Cantú Gutiérrez; el diseño de portada, contraportada y viñetas interiores por Luis Andrés Quiroz Cantú; la formación tipográfica a cargo de Martín Eduardo Sánchez Bueno y la distribución a cargo de Pablo Quiroz Cantú. Para la publicación de la obra, el Instituto Queretano de la Cultura y las Artes, mediante el Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico (PECDA 2017), otorgó el premio a Joaquín Antonio Quiroz Carranza en la categoría de Investigación y Difusión del Patrimonio Cultural.

Sin delimitar una conclusión definitiva, el libro representa una invitación a compartir una aventura y participar en la sanación del enfermo, sea éste un ser humano, un animal doméstico, un paisaje o un ecosistema. Porque a fin de cuentas, se acepten religiosamente o de forma agnóstica los buenos pensamientos, se dice que Jesús “mandó a sanar a los enfermos”; no se mencionan en esos textos quiénes eran los enfermos, pero hoy podemos enriquecer el concepto y no centrarlo sólo en hombres, mujeres y niños, sino también incorporar otras especies biológicas como el suelo, el aire, el agua, los ecosistemas, las relaciones sociales y relacionales, el comportamiento emocional, entre otros.

El libro está disponible en El Ahuehuete Herbolaria. Niños Héroes 41, esquina Matamoros, Local 3, Centro, Tequisquiapan, Querétaro. Informes al Cel. 442-3775127 / 4141070194. Email: elahuehuete.herbolaria@gmail.com