Microdosis y homeopatía : terapéuticas no invasivas

Por Joaquín Antonio Quiroz Carranza

TEQUISQUIAPAN, QRO., 20 de abril de 2018.- Las terapéuticas denominadas homeopatía y microdosis son dos ejemplos del desarrollo cultural de los pueblos: la primera se hizo presente de forma sistemática en 1796, su fundador fue Samuel Hahnemann y apareció como tal en 1807, es oriunda de Alemania. Su principio rector es que “lo similar cura lo similar”, es decir, que una sustancia que causa los síntomas en una persona sana curará lo similar en una persona enferma. Es una disciplina científica y el prácticante obtiene el título de Médico Cirujano y Homeópata. En México existen escuelas públicas y privadas de homeopatía y se práctica en el mundo desde hace más de 200 años.

Los medicamentos homeopáticos clásicos se denominan Hahnemannianos, en honor a su fundador, y se abrevia CH (Centesimal de Hahnemann), y se nombran 1 CH, 2 CH y así sucesivamente. La homeopatía usa plantas, hongos, minerales y otras materiales para la preparación de sus medicamentos.

Por su parte, la terapéutica denominada microdosis se desarrolló en México, en la década de los 80, su fundador fue el médico Eugenio Martínez Bravo. Esta terapéutica no se soporta en el principio homeopático de que “lo similiar cura lo similar”, por lo que es una terapéutica diferente: en estricto sentido su principio es similar a la alopatía, la cual dice que “lo contrario cura lo contrario”, pero es diferente a esta última debido a que los remedios que usa tienen una concentración 15 mil veces menor que la alopatía, su vía de acción es la siguiente: las gotas se colocan en la punta de la lengua donde los quimiorreceptores de la papilas gustativas captan el potencial eléctrico de remedio y éste viaja, vía nerviosa, hasta el hipotálamo y la corteza cerebral y desde allí al punto de curación efector.

Las microdosis se soportan fundamentalmente en la herbolaria tradicional mexicana: como ella usa plantas y hongos medicinales, minerales y otros materiales en la preparación de sus remedios. Actualmente se imparten cursos cortos para fomentar su preparación y uso, pero seguramente poco a poco irá ganando terreno en la academia y llegará el momento en que egresen de la universidades profesionales de las microdosis.

En México se reconocen 4,500 especies vegetales y fúngicas con propiedades medicinales, 400 de las cuales son antitumorales, aún falta muchísimo por descubrir y estudiar. Un campo prácticamente virgen es el de las entomoterapéuticas, actualmente se usan venenos de abejas para tratar diversas dolencias, pero poco se ha estudiado sobre los venenos de otros insectos y arácnidos, así como de serpientes y muchas otras especies biológicas más.

Particularmente en El Ahuehuete Herbolaria, ubicado en el Pueblo Mágico de Tequisquiapan, se fomenta el uso de las microdosis, las cuales, como se mencionó, se elaboran con base en plantas y hongos medicinales, minerales y otras sustancias naturales. Estos remedios son útiles para eliminar dolencias generadas por fuerzas estresoras emocionales, físicas, biológicas o relacionales como pueden ser: ansiedad, depresión, alteración del sueño, cálculos renales y vesiculares, colesterol y triglicéridos, hipertensión, diabetes, alergias, entre muchas otras.

El Ahuehuete Herbolaria es un emprendimiento local soportado en el estudio sistemático de la herbolaria tradicional mexicana, sus promotores son egresados de universidades públicas nacionales y obtuvieron diversos posgrados como el de Maestro en Ciencias en Manejo y Conservación de Recursos Naturales Tropicales otorgado por la Universidad Autónoma de Yucatán, el de Doctor en Biotecnología de Plantas, por parte del Centro de Investigación Científica de Yucatán, centro de excelencia CONACYT, la Maestría en Desarrollo Organizacional por la Universidad Autónoma de Yucatán, han cursado diplomados en Cuba, España y la República Popular China, sus investigaciones las publican en revistas científicas nacionales e internacionales y promueven el periodismo científico.

Contra la homeopatía y las microdosis se han construido un sin número de barreras ideológicas, con la finalidad de impedir su difusión y aprovechamiento social pero los usuarios de las mismas verifican su efectividad cotidianamente, reconociendo que no provocan ninguna clase de efectos secundarios negativos. Particularmente los usuarios de las microdosis en El Ahuehuete Herbolaria han encontrado, además de alivio a sus dolencias, orientación respecto a las causas emocionales y del comportamiento humano que las han generado, de tal forma que al trabajar estos aspectos el beneficio terapéutico de las microdosis se potencia y extiende temporalmente.

Considerando la orientación social de la terapéutica de las microdosis y del proyecto El Ahuehuete, en éste la consulta u orientación herbolaria no tiene ningún costo, sea de forma presencial, telefónica o por Whatsapp, mediante estas últimas se ofrece la consulta gratuita en todo el territorio nacional y los Estados Unidos de Norteamérica.

El Ahuehuete Herbolaria se ubica en: Niños Héroes 41 esquina con Matamoros, local 3, Plaza del Vergel, Tequisquiapan, Querétaro. Cel. 414-1070194 y 442-3775127, elahuehuete.herbolaria@gmail.com, www.elahuehuete.com.mx