HISTORIAS QUE NO SE OLVIDAN (Avionazo en Chitejé, 2a. parte)

Se revelan causas del accidente en Amealco

Causas del accidente de Avionazo en Chitejé 

Extracción del libro “EL NARCO LLEGÓ A QUERÉTARO” de Armando Guerra Vázquez

Se cree que la avioneta volaba bastante bajo posiblemente para evitar ser detectada por el radar, lo que provocó que se estrellara contra los árboles del cerro, se fue a “pique” y luego “catapultó” para salir despedida a cientos de metros abajo, en donde quedó la mayor parte de la nave, la droga y los cuerpos.

La cabina del avión que no se incendió como se presumió al principio, quedó en la falda del cerro y en el trayecto el fuselaje, de éste último solo se rescataron las partes vitales para efectuar los comunes peritajes de aeronáutica civil.

El delegado de la PRG Gilberto Muñoz dijo “los instrumentos permiten pensar que el piloto con poca visibilidad no vio el cerro que tenía enfrente y en el último momento hizo lo posible porque el aparato se lanzara a una mayor altura, cosa que no logró estrellándose primero contra los árboles y posteriormente precipitándose a un acantilado”.

Siguió diciendo el funcionario de la procuraduría que “las personas que viajaban en la nave, presumiblemente no conocían perfectamente la zona, porque al sobrevolar  el lugar, se logró saber que existen muchos lugares donde el piloto pudo haber aterrizado.

Si se tratara de una falla en el aparato, pues existen terrenos bastante planos, dos o tres caminos que le pudieron servir de pista y un poco mas allá  está  la Presa “Solís” entre Guanajuato y Estado de México donde pudo también descender”.

El capitán Luis Limón, comandante del aeropuerto local “Fernando Espinosa” informó que la aeronave sobrevoló dicha pista aérea a las 6:30 horas y que fue vista por tres pilotos del aeropuerto, “no descendió ni entabló comunicación con nuestra torre de control,  posteriormente se retiró haciendo un viraje hacia el sureste” dijo.

Los peritos manifestaron que la avioneta logró bajar un poco en el aeropuerto guiado por el “digitomador de número” para identificar la zona y después volvió a subir la capa de nubes, se dio vuelta, pero se fue a encontrar con un lugar mas conflictivo por las condiciones atmosféricas y climáticas.

Nunca se logró identificar los cuerpos de los narcotraficantes muertos, pues ninguno contaba con identificación personal, aunque se presume que eran de origen centroamericano (colombianos), finalmente  fueron depositados en la fosa común.

Por la calidad y tipo de ropa que vestían los tres hombres que viajaban en el avión, se cree que eran muy jóvenes, además los narcos habían tomado sus medidas de seguridad:

La ropa, no llevaba etiquetas, que pudiera dar pistas sobre su procedencia, lo que quería decir que se trataba de una bien organizada banda de narcotráfico internacional, que venía operando desde tiempo atrás.

El forro de la chamarra de uno de los occisos, era de una tela en que estaban impresos diversos mapas, que pudieran tratarse de señalamientos o  de pistas clandestinas, aunque esto no fue confirmado.  <<CONTINUARÁ>>